Corion | Qué es, para qué sirve, capas y desarrollo del corion

Hasta que no estamos embarazadas hay muchos detalles del embarazo que desconocemos. Uno de ellos es el corion: ¿qué es, para qué sirve, capas y desarrollo del corion? Qué es el corion Vamos a empezar por lo más básico: ¿qué es el corion? Se trata de una membrana o envoltura externa del embrión que se […]

Hasta que no estamos embarazadas hay muchos detalles del embarazo que desconocemos. Uno de ellos es el corion: ¿qué es, para qué sirve, capas y desarrollo del corion?

Qué es el corion

Vamos a empezar por lo más básico: ¿qué es el corion? Se trata de una membrana o envoltura externa del embrión que se forma en la mayoría de las gestaciones de mamíferos. Uno de los animales que necesitamos el corion en las gestaciones somos los humanos.

Función del corion

Esta membrana tiene la tarea de ayudar en la formación de la placenta, y lo hace gracias a su formación concéntrica que envuelve el embrión y lo protege mientras se termina de crear la placenta.

Dentro del corión hay una bolsa llena de líquido que protege el embrión y lo reviste con una especie de mucosa. Por la parte de fuera hay unas vellosidades que se conectan con el endometrio para intercambiar nutrientes entre la mujer y el bebé.

Para qué sirve el corion

El corion tiene dos funcionalidades diferentes. La principal es proteger al feto mientras sigue adelante el proceso de formación de la placenta. Al mismo tiempo colabora en dicha formación para que esté lista pronto y que el feto tenga un espacio más preparado para el desarrollo.

Por otro lado, el corion sirve para unir al bebé y a la madre para que sea fácil el intercambio de nutrientes. Piensa que el feto desde el primer momento que empieza la gestación necesita mucha energía.

No puede alimentarse de ninguna otra forma, ni siquiera está terminado de formar el cordón umbilical. Por eso es necesario que encuentre otra forma de conseguir nutrientes y energía para su desarrollo. El trabajo de la gestación es largo y cansado, y el bebé necesita todos los nutrientes posibles para salir adelante en las mejores condiciones.

La importancia del corion para el feto

También es importante en el proceso respiratorio del bebé, ya que es el elemento que sirve para que entre ambos haya un intercambio de gases y el oxígeno llegue hasta el feto.

El corion también aparece en las gestaciones de aves y reptiles, aunque es diferente al de los humanos. En el caso de esos animales el corion va evolucionando hasta que se convierte en el huevo. Esto ocurre por la gran cantidad de calcio que hay en esa sustancia durante el embarazo, que termina por solidificarse.

Te vendrá bien conocer acerca de:

Capas del corion

Como hemos comentado, el corion tiene una forma de círculos concéntricos que están formados por diferentes capas. En concreto hay dos capas en esta sustancia, una interna y otra externa. La interna es la que está directamente en contacto con el embrión, mientras que al externa es la que está directamente en contacto con la madre.

La capa interna del corion está formada por el mesodermo, es decir, una de las tres capas embrionarias que forman parte del proceso de creación del feto.

La capa externa está formada por el troboflasto. Este elemento es muy importante, se encarga de la nutrición del embrión y será el que finalmente recibirá el nombre de placenta. Está formado por células denominadas citrofoblastos que son las encargadas de gestionar los nutrientes entre la madre y el feto. Cogen los nutrientes del flujo sanguíneo de la mujer y los extraen para poder enviárselos al feto que está dentro del corion.

Esta sustancia y sus dos capas son imprescindibles para el buen funcionamiento del embarazo. En muchas ocasiones, cuando se producen problemas en el primer trimestre, es por la mala formación del corion. A veces no puede llevarle bien los nutrientes al feto, o a veces la capa protectora no es lo suficientemente buena y el troboflasto no puede desarrollarse hasta ser la placenta tan necesaria para el bien del bebé.

Desarrollo del corion

El desarrollo de este elemento es muy rápido, y así necesita el feto que sea para que la que va a ser su casa en los próximos meses esté lista cuanto antes. Empieza a desarrollarse en el mismo momento en el que tiene lugar la fecundación.

Sigue adelante hasta que la placenta ya está formada por completo y puede seguir adelante con el proceso de gestación con seguridad para el feto.

Durante el desarrollo del corion lo más importante es la formación de las vellosidades coriónicas, las que se encargan de la nutrición. Según se van formando estas vellosidades empiezan a expandirse e invaden el útero en busca de nutrientes para que pueda llevarse a cabo el crecimiento del feto.

Cuando estas vellosidades empiezan a desarrollarse son muy pequeñas y colaboran en la bormación del trofoblasto. Poco a poco van creciendo más y comienzan a ramificarse de manera vascular. Al mismo tiempo se van formando las células umbilicales que más adelante formarán el cordón umbilical. Se forman junto a las vellosidades coriónicas porque comparten la función, y poco a poco irán tomando el control de la nutrición, una vez que el cordón esté formado.

Mientras el cordónse forma, y el trofoblasto lleva adelante su evolución hacia ser una placenta las vellosidades son las encargadas de hacer que el corion funcione. Buscan las arterias de las que absorven los nutrientes de la sangre y los procesan nates de enviárselos al bebé que aún no es más que un embrión.

Durante el primer mes de embarazo estas vellosidades son uniformes y trabajan de manera sistemática. Después su importancia no es que decaiga, pero hay otras sustancias que pueden ayudarles en el trabajo que hacen y ya no tienen esa responsabilidad absoluta en la nutrición del feto. Por eso a partir del segundo mes su crecimiento ya es muy poco uniforme.

A veces el corion sufre problemas que hay que controlar, incluso hay casos en los cuales se aconseja someterse a una biopsia.

Tipos de corion

El corión es una membrana común en todos los seres humanos, aunque podemos encontrarlo de distintos tipos, dado que existe el corión sin más cuya función es la de dar forma a la placenta (placenta coriónica) mientras que por otro lado, podemos encontrarnos el alantocorion que forma la placenta alantoide.

Además, podemos encontrar dos tipos concretos de corión aunque dentro del proceso de formación del mismo.

Corión frondoso

Cuando el corion comienza a formarse, lo hace a partir de  células de citotrofoblasto que proliferan en la superficie externa del saco coriónico dando como resultado acúmulos celulares que se proyectan hacia el sincitiotrofoblasto, un proceso que se da al final de la segunda semana de embarazo.

Al principio estas vellosidades son escasas y apenas están presentes, pero rápidamente proliferan y alrededor de la cuarta o quinta semana de embarazo cubren en su totalidad el saco coriónico, dándole aspecto de un pequeño arbusto y de ahí que se le llame corion frondoso.

 Corion frondoso y liso

En cuanto al corion frondoso y liso, se produce a partir de la quinta semana cuando las vellosidades recubren todo el corion. Entre la quinta y la octava, las vellosidades terciarias recubren todo el saco coriónico, pero las que están  en relación con la decidua capsular se
comprimen, se reduce su riego y luego degeneran de modo que acaban formando una superficie que está desnuda y que se conoce entonces como corión frondoso y liso, ya que las vellosidades siguen estando presentes aunque su aspecto es bastante liso.

Corion tejido conectivo

Como ya hemos señalado y explicado anteriormente, el corión es una de las membranas que rodean al feto mientras se está formando. En los mamíferos, el feto se encuentra en el saco amniótico, que está formado por el corión y el amnio y separa el embrión del endometrio de la madre.

Durante el desarrollo, el embrión crece dentro con cuatro membranas extraembrionarias que la protegen y nutren. Estas membranas son, desde la más cercanaal embrión (más interno) hasta la más distante (ultraperiféricas): la vesícula umbilical (llamada saco vitelino en reptiles y pájaros), la alantoides, el amnion y el corión.

Las dos membranas más internas -la vesícula umbilical y la alantoides- no rodean al embrión sino que se sientan junto a él; las membranas más externas -el amnio y el corión- rodean al embrión. Estas cuatro membranas se sitúan en el endometrio de la hembra mientras el embrión se está desarrollando, y se descargan una vez que nace el embrión.

Artículos de interés:

Sigue aprendiendo sobre el embarazo y sus características en esta selección de artículos

Corion | Qué es, para qué sirve, capas y desarrollo del corion
5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar