Sujetador para la lactancia

Durante la lactancia, sobre todo al principio, el pezón se resiente. Debe hacerse fuerte frente a succiones y pequeñas mordeduras (que pese a que no el bebé no tenga dientes, también duelen). Por este motivo, proteger el pezón para mantenerlo en perfectas condiciones, tanto para comodidad de la madre como de el bebé,el sujetador es […]

Durante la lactancia, sobre todo al principio, el pezón se resiente. Debe hacerse fuerte frente a succiones y pequeñas mordeduras (que pese a que no el bebé no tenga dientes, también duelen). Por este motivo, proteger el pezón para mantenerlo en perfectas condiciones, tanto para comodidad de la madre como de el bebé,el sujetador es la clave como pieza protectora de este.

Así, las principales características que este debe reunir son:

  • Anatómico: especial para la lactancia y capaz de adaptarse a tus movimientos.
  • Copas que se abren y cierran. Así no tendrás que quitarte el sujetador cada vez que amamantes a tu bebé.
  • Elástico, para que se adapte a tu cuerpo. Si te cuesta meter un dedo por debajo, es demasiado apretado y si lo metes con facilidad, quizás sea grande.
  • De algodón y material hipoalergénico. De esta manera te aportará mayor comodidad.
  • Con buen acabado para evitar rozaduras o molestias de puntas o hilos.

También te puede interesar