Escrito por

Síndrome de alcoholismo fetal

En Estados Unidos, uno de cada 750 bebés nace con problemas físicos, mentales, evolutivos y funcionales y, por ende, sufre del síndrome de alcoholismo fetal (SAF). El problema deriva de la dificultad de la madre, porque espero que no sea la indiferencia, por dejar la bebida durante los nueve meses.

Un simple hábito como el de tomarse una cerveza al día durante la comida, puede perjudicar durante el resto de su vida a un niño que aún está por nacer.

La madre no debería beber ni una gota de alcohol -de ningún tipo: ni vino, ni cerveza, ni ningún licor- durante su embarazo, pues pasa por la barrera placentaria y el feto no puede eliminarlo tan fácilmente como lo hace la madre. Durante los tres meses que conforman el comienzo del embarazo, si la madre toma alcohol el cerebro del feto no podrá formarse como debería.

El SAF no tiene cura. Si no lo prevenimos durante los nueve meses, será demasiado tarde.

¿Qué características describen a los bebés afectados por este síndrome?

Son bebés que pesan muy poco al nacer, y su cerebro también es de tamaño reducido. Crecen y se desarrollan tardíamente. Pueden presentar anomalías en el corazón, en la cara y en otros órganos, e incluso pueden tener epilepsia y problemas de coordinación. Su memoria es escasa, y tienen problemas sociales y de aprendizaje.

IMAGEN: www.brocku.ca

¿Qué es lo que piensas?