Escrito por

Parto en el agua

Existen diferentes alternativas a la hora de decidir cómo una madre va a traer al mundo a su hijo. Una de las opciones es el parto en el agua, alternativa que permite dar a luz al bebé en un entorno más íntimo y de una forma más natural.

Proceso

La madre se sumerge en una piscina o bañera que contiene 10 centímetros de agua a una temperatura de 37 grados.

Beneficios

La alta temperatura del agua alivia el dolor de la madre, puesto que relaja los músculos y estimula la producción de endorfinas (hormonas que alivian el dolor); además de acelerar la dilatación y reducir las episiotomías por el ablandamiento de los tejidos perineales.

La posición vertical es otra de las ventajas, que facilita la expulsión del bebé por la fuerza de la gravedad.

Para el bebé, este tipo de parto se considera menos traumático por el contacto con el agua a una temperatura igual a la del interior de la madre, naciendo en un entorno líquido como lo es el líquido amniótico en el que se encuentra hasta ese momento.

Complicaciones

La madre da a luz al bebé dentro del agua, aunque puede ponerse de pié para facilitar el nacimiento. Será después de este momento cuando se la traslade al sillón para expulsar la placenta. Asímismo, en el caso de cualquier complicación, se traslada a la madre al quirófano, pudiéndose realizar allí la cesárea en el caso de ser necesario.

¿Qué es lo que piensas?