Operación a un niño: ¿cómo afrontarla?

Millones de niños se someten cada año a alguna operación, unas más complicadas que otras, pero todas seguidas con nerviosismo por sus familiares. Sin embargo, el niño debe mantenerse tranquilo y seguro para evitar pasarle un mal trago, ya que es común que teman a los médicos, a los hospitales y a todo lo que tiene […]

Millones de niños se someten cada año a alguna operación, unas más complicadas que otras, pero todas seguidas con nerviosismo por sus familiares. Sin embargo, el niño debe mantenerse tranquilo y seguro para evitar pasarle un mal trago, ya que es común que teman a los médicos, a los hospitales y a todo lo que tiene que ver en una operación.

hospital

Vamos a ver unos cuantos consejos útiles para los padres que van a vivir en su propia piel la operación a un niño. Afrontarla será más fácil para vosotros si se mantenéis la calma y se presta atención a estos 5 puntos.

  1. Relax. Lo más importante es tratar de relajarse, ya que el niño detectará si hay ansiedad y la vivirá él también. Lo mejor es adoptar una postura positiva y relajada pra dar confianza al niño.
  2. Habla de ello. Si os sentís preocupados podéis buscar información en asociaciones, en personas que ya han pasado por eso y buscar el apoyo de amistades y familia. Esto os hará sentir mejor y no tragaros vuestros problemas, que, a la larga, siempre es peor.
  3. Fuera culpas. A veces, puede parecer que no sea del todo necesario hacer pasar al niño por esa situación, sin embargo, tenéis que pensar que lo hacéis por su bien y con la esperanza de que crezca fuerte, sano y con una vida mejor.
  4. Descanso y alimentación adecuados. Aunque haya preocupaciones, no hay que descuidar la alimentación y el descanso necesarios para estar a pleno rendimiento durante la recuperación del niño.

Ahora que los padrse sabéis cómo sentiros mejor, vamos a ver cómo conseguimos esto con el niño. Lo primero que debéis saber es que se le debe contar la verdad, de forma que lo entienda y no tenga miedo, pero la verdad. No vale explicar que se va a una visita rutinaria, por ejemplo, ya que esto podría tener como consecuencia una gran brecha en la confianza del niño hacia sus padres.

  1. Explicar el problema. Se debe hacer de la forma más sencilla posible, sin hablar de anestesia, de puntos de sutura, de dolencias… Simplemente, restarle importancia sin dejar de afrontar la situación.
  2. Anestesia. Las agujas no suelen ser los mejores amigos de los niños -y muchas veces tampoco de los adultos-, por lo que se debe explicar la anestesia como una especie de sueño profundo o siesta especial que le mantendrá dormido y relajado mientras dura la intervención sin que le duela nada. Aunque sabemos que existen peligros, actualmente son muy bajos, por lo que no se debe pensar en ellos ni mucho menos trasladárselos al niño. Es interesante la posibilidad de estar presentes cuando se le va a dormir y justo cuando despierte, para que el niño no tenga ninguna sensación de abandono y se sienta más seguro.
  3. Explicar lo que va a suceder. Se puede explicar la operación al niño de forma que lo entienda. Por ejemplo, a través de libros que expliquen el funcionamiento de la zona a tratar o con juegos de operaciones que le permitan ver una parte divertida y menos seria de esta situación.
  4. Ayuda para que lo supere. Con el fin de que se recupere y tenga una visión positiva, puede ser útil realizar fotografías del antes y el después si se trata de algo visible y que mejora superficialmente. En otro caso, también puede animarle a escribir un diario en el que exprese sus emociones y sentimientos para sentirse mejor.
  5. Espera. Sabemos que muchas veces toca esperar en los hospitales, lo que hace perder la paciencia a los padres y también a los más pequeños, que es posbible que además estén sin comer por la intervención. Para evitar complicaciones, se recomienda que los padres no se solidaricen con sus hijos dejando de comer, ya que pueden estar más irritados, pero sí que coman lejos de sus hijos para evitar que se sientan mal por no poder comer. Esta larga espera se hará más llevadera con algún juego, DVD portátil para ver alguna película o algunosn libros.

Con todo esto, sólo queda ser positivo y esperar que todo salga lo mejor posible. ¿Habéis estado o estaréis próximamente? ¿Cómo lo vivistéis o lo estáis viviendo?

Imagen | Getty Images

Operación a un niño: ¿cómo afrontarla?
3
3.00 - 1 Voto

También te puede interesar