Escrito por

Mediar en peleas infantiles

Cualquiera que tenga más de un hijo sabrá lo difícil que es mediar en peleas infantiles. No siempre es fácil saber a quién hay que darle la razón y cuándo es el momento de intervenir. Vamos a intentar despejar las dudas que podáis tener al respecto.

infantil

En primer lugar, debo deciros que es incluso saludable que los más pequeños se peleen, ya que de esta forma reafirman su personalidad y canalizan la energía. Si a la mínima acudimos a hacer de jueces, no les damos la oportunidad de que aprendan a tratar con iguales y utilicen sus propios recursos para solucionar sus problemas. Por intervenir antes no solucionaremos los problemas, porque las peleas se van a repetir.

Cuando los niños tienen menos de tres años, debemos acudir cuando la situación muestre un peligro para él pero si ya tienen cuatro o cinco, ya empiezan a saber lo que se hacen y debemos dejarle algo más de libertad, siempre que no se pongan en peligro. Si  nos reclaman porque se sienten en peligro, debemos acudir y tratar de entender la situación, sin regañar.

Es importante intervenir cuando llegan a las manos, no por el daño que pueden hacerse, sino porque aprenderán que con la violencia pueden solucionar cualquier punto de vista opuesto y esto no es así. En estos casos no se debe tomar partido por el agresor ni por el agredido, sino decirles con firmeza que las agresiones no son la forma de conseguir algo para obtenerlo por la fuerza.

Esto nos lleva a la conclusión de que la mejor forma de enseñarles será buscando siempre el diálogo y cada vez que necesitemos mediar deberemos recordarles esa frase tan sencilla que tanto hemos escuchado “hablando se entiende la gente”.

¿Qué es lo que piensas?