Los niños y las alergias alimentarias

La sociedad actual está descubriendo nuevas maneras de garantizar la seguridad en el hogar, automóvil, jardín, escuelas y comunidad, pero hay algunos peligros que no pueden ser totalmente evitados.

Las alergias alimentarias representan una gran preocupación para los padres de hoy, quienes al ver crecer a su hijo deben estar muy alertas a los posibles signos o síntomas de las alergias, compuestas por; erupciones cutáneas, marcas, escoriaciones y inflamaciones que pueden contener, el peligro de riesgo de vida llegando a la anafilaxis, que puede llevar a la muerte.

La división de Alergia e Inmunología Clínica establece que sólo 2-8% de los niños tienen alergias a los alimentos y es cierto que puede durar toda la vida, la mayoría de los niños van a desarrollar inmunidad a los alérgenos que previamente cuestiona su sistema inmunológico, para generar las defensas adecuadas.

En EE.UU. la FDA (Food and Drug Administration) sitó a través de la Sección de Fisiología del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas que; es común en muchas personas que relacionen una enfermedad o algún tipo de malestar, atribuyéndoselo a algo que han comido, ya que es muy simple de razonar en un país en el que se come casi todo el tiempo, que la gente tienda asociar a la alimentación con la enfermedad.

Es esencial comprender la diferencia entre la intolerancias a los alimentos y las alergias alimentarias, ya que una alergia alimentaria es una disfunción en el sistema inmunológico, en cambio la intolerancia alimentaria, que es más común, se refiere a la relación entre un alérgeno y el metabolismo.

Por ejemplo, una persona que no digiere la leche, tiene intolerancia a la lactosa, por una deficiencia enzimatica, dando lugar a molestias como cólicos y diarrea.

Los alérgenos alimentarios más comunes entre los niños parecen incluir leche, huevos, cacahuetes, nueces de árboles, los mariscos y las semillas. La mayoría de los lactantes presentan intolerancia a la leche y a los huevos.

Por el contrario las reacciones alérgicas a los cacahuetes, nueces de árboles, los mariscos y las semillas son a menudo de por vida y puede llevar a poner en peligro la vida por riesgo de anafilaxia.

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar