Escrito por

Fumar durante el embarazo

Traer un hijo al mundo es una responsabilidad que comienza por el cuidado personal, ya que este se va a multiplicar por dos, siendo una premisa básica evitar todo aquello que ponga en riesgo el futuro desarrollo del bebé, encabezando la lista el habito de fumar.

Fumar afecta el crecimiento futuro siempre y cuando llegue a termino el embarazo, ya que la mortalidad infantil está directamente relacionada a este destructivo hábito, calculándose una reducción de un 10 % de la misma a nivel mundial, si no se fumara durante el período de gestación.

La mujer que fuma expone a su bebé a la probabilidad de nacer con bajo peso y retraso del crecimiento, lo cual motiva en el futuro una salud débil.

El tabaquismo se ha asociado con un mayor riesgo a padecer un embarazo ectópico, que en la mayoría de los casos se debe eliminar al embrión con medicación o quirúrgicamente en el peor de los casos. Recordemos que un embarazo ectópico, es aquel en el que el embrión se implanta fuera del útero, por lo general en la tropa de Falopio.

Fumar también aumenta el riesgo a un sangrado vaginal que es lo bastante grave como para dañar al bebé, así como las probabilidades de muerte intrauterina y aborto involuntario, se incrementan exponencialmente.

En cuanto al desarrollo del niño se va producir en forma mas lenta, lo cual aumenta el riesgo de bajo peso al nacer y el riesgo de parto prematuro (el niño es entregado antes de las 37 semanas de gestación) en un 30%. El habito de fumar es responsable de anormalidades tales como labio leporino, paladar hendido o de otros defectos de nacimiento.

Los bebés nacidos de madres fumadoras tienen más probabilidades de morir de SIDS (síndrome de muerte súbita infantil) y puede tener más posibilidades de asma, problemas de comportamiento y el aprendizaje.

Si tomas la decisión mas importante de tu vida, que sea acompañada de estos conocimientos, para que hagas lo correcto por tu futuro hijo.

¿Qué es lo que piensas?