Escrito por

Cuidados del bebé en la sala de parto

El bebé acaba de nacer y empieza a adaptarse a su nueva vida sin depender directamente de las funciones vitales de su madre. Esto significa empezar a usar sus propios órganos, lo que lleva convierte en tarea obligada comprobar que todo funciona con normalidad, así como realizar los cuidados necesarios para el recién nacido. Esto úlitmo es lo que se lleva a cabo en la sala de parto inmediatamente después del parto.

Las funciones que allí se realizan son:

  • Medición de la temperatura, pulso y ritmo respiratorio.
  • Medición del peso, longitud y circunferencia del cráneo para determinar si el peso y el resto de las medidas del bebé son normales para el número de semanas de embarazo. Los bebés pequeños o de bajo peso, así como los bebés muy grandes, pueden requerir atención y cuidados especiales.
  • Cuidado y limpieza del cordón umbilical, que puede incluir su tratamiento con una tintura antiséptica púrpura que previene infecciones.
  • Baño, una vez que la temperatura del niño se estabiliza. Aunque se recomienda esperar al segundo día de vida para bañarle, puesto que la grasa que lo recubre sirve de protección.
  • Huella de la planta del pie para registrarla en el expediente médico (varía en cada centro).
  • Brazaletes de identificación (tanto para el bebé como para la madre, con el mismo número).

Según el parto realizado, los cuidados serán distintos, ya que se adaptarán a las necesidades de cada bebé.

Cuidados del bebé en el parto vaginal

Cuando el parto ha sido vaginal, los bebés suelen permanecer en la misma habitación que la madre. Inmediatamente después de limpiar al bebé, éste se entrega a la madre, aprovechando las dos horas en la que estará con los ojos abiertos y al estado de alerta que suele darse en los recién nacidos sanos.

El bebé suele reaccionar ante el sonido conocido de la voz de la madre. El foco de visión le permitirá ver de forma óptima a una distancia aproximada de entre 8 a 12 pulgadas, exactamente la distancia que hay entre un bebé en brazos y la cara de quien lo sostiene.

De esta manera, los padres pueden conocer a su nuevo bebé y aprovechar este tiempo para empezar con la lactancia, fomentando la producción de leche materna tras el parto.

Cuidados del bebé en el parto por cesárea

En la mayoría de las ocasiones, la cesárea se practica con anestesia local, por lo que la madre es consciente de todo el proceso. Una vez finaliza el parto, los cuidados del bebé se realizan en la misma sala, para entregárselo un momento a la madre en el mismo lugar. En este caso, puede que el bebé presente dificultades para eliminar parte del fluido pulmonar y mucosidades, por lo que sería necesario una aspiración mayor de la nariz, boca y garganta; a veces, se requiere una aspiración más profunda, en la tráquea.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos

¿Qué es lo que piensas?