Escrito por

Conciliación laboral y familiar de los padres

Una vida laboral activa de los padres influye en la educación de los hijos. Eso es algo indiscutible y afecta a cualquier aspecto en la vida del niño: necesidad de niñera, el hecho de tener que inscribirlos en el comedor y un largo etcétera.

Pero normalmente, suele afectar más si la madre trabaja que si lo hace el padre, debido a que somos nosotras todavía las que nos responsabilizamos de la mayoría de asuntos que tienen que ver con los niños. No obstante, la conciliación laboral y familiar de los padres es tan importante como la de la madre, no sólo por el hecho de ocuparse de las responsabilidades con sus hijos, también por lo que esto puede afectar a la vida familiar.

En primer lugar, lo más importante es no llevarse el trabajo a caso y conseguir que los problemas del ámbito laboral para que se queden sólo en la oficina, ya que si los traemos a casa afectan también a nuestra familia. En segundo lugar, el tiempo que se resta a los hijos por estar en el trabajo debe compensarse, por lo que al llegar a casa, aunque estemos cansados, debemos prestarles atención y dedicarles tiempo para incentivar la relación con ellos. Esto, en las madres, es más fácil si se ocupan de la mayoría de las responsabilidades con los hijos, pero los padres, si colaboran menos, deben hacer un esfuerzo.

Cabe tener en cuenta que al tener un hijo aumentarán las responsabilidades pero también las gratificaciones: besos, abrazos y palabras de admiración que no tienen precio. Realizar un esfuerzo extra tiene una recompensa sin límites.

¿Qué es lo que piensas?