Escrito por

Complicaciones: nauseas, constipación y varices

Continuando con las complicaciones más comunes del embarazo, los desordenes alimentarios en cuanto al rechazo a la comida en los comienzos del mismo, pueden ir compensándose comiendo regularmente pequeñas cantidades, bebiendo bastante líquido, haciendo reposo y evitando el ejercicio, ya que puede provocar náuseas.

Una  recomendación simple para uno de los problemas más comunes, las nauseas matutinas, es tener siempre a mano algo para beber, como té dulce y alguna galleta tostada para antes de levantarse. Cuando no se puede retener alimentos, se debe consultar inmediatamente al profesional de cabecera.

Constipación y sus complicaciones:

El intestino absorbe más fluido durante el embarazo y la movilidad intestinal se reduce, dando origen a la constipación, que a su vez cuando se prolonga en el tiempo puede llegar a desencadenar las tan temidas pero comunes hemorroides, que pueden generar sangrados anales con dolor y picazón, pudiendo tener un origen hormonal también. La suplementación del hierro, algo muy común en el embarazo, para asegurar la correcta formación sanguínea del bebe y evitar la anemia en la madre, suele agravar el problema de la constipación.

Es un error por parte de las embarazadas tratar de solucionar este problema consumiendo laxantes, ya que éstos son negativos para la flora intestinal, y los médicos recomiendan las soluciones naturales como consumir muchas frutas y verduras, hacer ejercicio con regularidad, evitando estar de pie durante largos períodos y beber mucho líquido. Decir que también hay cremas y supositorios en el mercado que disminuir la irritación causados por las hemorroides.

Las Varices:

Se trata de otra consecuencia de cambios hormonales que afecta a las venas y la ralentización del flujo sanguíneo, las cuales pueden ser dolorosas, generar picor, tanto en las piernas, como en la zona vaginal. Esta ultima suele desaparecer después del parto, pero aquellas en las piernas pueden no desaparecer totalmente. Algunas mujeres parecen tener una disposición genética hacia las venas varicosas.

Los siguientes consejos pueden disminuir el problema:

  • el ejercicio regular
  • evitar largos períodos de pie, sentado con las piernas cruzados o llevar bien ajustada la ropa interior
  • evitar una excesiva ganancia de peso durante el embarazo
  • utilizar bolsas de hielo

¿Qué es lo que piensas?