Comer regaliz durante el embarazo aumenta el riesgo de enfermedades en el bebé

Las mujeres embarazadas que comen regaliz podría aumentar el riesgo de enfermedades a lo largo de la vida del bebé tras su nacimiento.

Esta es la conclusión a la que han llegado un grupo de expertos del Londres Great Ormond Street Hospital y la niversidad de Helsinki, quienes descubrieron que niños de 8 años de edad, expuestos a regaliz en el útero tenían niveles de la hormona cortisol hasta un tercio más alta que aquellos cuyas madres no la tomaron.

El cortisol ayuda al cuerpo a lidiar con el estrés, pero también está relacionada con la diabetes, presión arterial alta y obesidad. Un exceso de cortisol en el organismo puede producir los siguientes efectos:

  • Aumento de la neoglucogénesis y resistencia a la insulina; esto puede llevar a la diabetes mellitus.
  • Aumento del catabolismo proteico; esto puede llevar a la emaciación, osteoporosis y adelgazamiento de la piel.
  • Aumento y redistribución de la grasa corporal: se produce una obesidad de predominio central, facie de luna, tungo o acúmulo dorsal de grasa, manteniendo extremidades relativamente delgadas.
  • Involución del tejido linfático y disminución de la respuesta inflamatoria: se produce una disminución de la inmunidad celular y humoral con lo que aumenta la susceptibilidad a infecciones.
  • Aumento de la secreción de ácido por el estómago lo que lleva a una predisposición de úlcera gastroduodenal.
  • Retención de sodio y redistribución de los fluidos corporales lo que produce edema e hipertensión arterial.
  • Función gonadal: los glucocorticoides afectan la secreción de gonadotrofinas. En los hombres disminuye la concentración de testosterona. En las mujeres, suprime la respuesta de LH al GnRH, lo que lleva a una supresión de la secreción de estrógenos y progestinas, con anovulación y amenorrea.

En el estudio se les preguntó a las madres cuánto regaliz consumieron durante el embarazo. También sus hijos fueron evaluados a los 8 años para medir sus niveles de cortisol.  Al hacerlo, descubrieron que aquellos cuyas madres comieron medio gramo a la semana de regaliz o más en el embarazo, tenían niveles de cortisol un tercio más alto que aquellos cuyas madres no tomaron.

Los científicos creen que la presencia natural de la glicirricina ingrediente muy dulce de la regaliz, en última instancia, afecta al mecanismo que regula los niveles hormonales.

“Para aquellos que consumen una gran cantidad de regaliz, puede ser una buena idea disminuirla durante el embarazo”, aconsejaba el científico Alexander Jones, del Great Ormond Street, uno de los autores del estudio.

Fuente | The Times of India y Ferato

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar