Bruxismo

Belzia.com

Muchos niños -y también no tan niños- tienen el hábito de rechinar los dientes, un fenómeno llamado bruxismo que no siempre es voluntario.

Hablamos de bruxismo consciente cuando se da por el día, sin embargo, lo más común es que se manifiesta por la noche, mientras se duerme, por lo que hablaríamos de algo inconsciente. En este caso, se detecta una contracción rítmica y violenta de los maseteros (músculos que se usan para masticar), que como consecuencia produce el rechinamiento de los dientes, pero con un sonido mucho mayor del que se puede reproducir conscientemente. El bruxismo nocturno suele manifestarse en las primeras etapas del sueño, desapareciendo en el momento de sueño más profundo.

Este hábito suele aparecer en los niños entre los cuatro y los seis años y aunque suele desaparecer al entrar en la edad adulta, no es así en todos los casos, produciendo desgaste en los dientes y enfermedades de las encías. Su detección por parte de los padres es complicada, puesto que al dormir en habitaciones separadas pueden no detectar el fenómeno. En estos casos, suele ser el odontólogo el que confirme la existencia de bruxismo en el niño, debido a la manifestación de los dientes desgastados.

Su tratamiento y curación son complejos y es posible que no den resultado, sin embargo, lo más aconsejado es optar por la psicoterapia, puesto que este fenómeno se relaciona con estados de ansiedad (aunque también puede deberse a la postura en la que se duerme, a parásitos o a otros trastornos).

Si el psicoterapeuta no da resultado, lo más recomendable es utilizar protectores dentales para dormir, que suelen ser de goma y permite proteger los dientes del rechinamiento. Si no se utilizan y el problema persiste, las consecuencias para la boca pueden ser importantes, tanto por los dientes como por las encías.

Otra posible solución es usar técnicas o trucos de relajación antes de dormir: darle tila o tomar valeriana, darle un baño relajante, etc. Pese a esto, si lo sigue haciendo y lo escuchas por la noche, intenta cambiarle de posición para ver si el problema cesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *