Escrito por

Bronquiolitis del lactante

La bronquilitis del lactante la paden los niños menores de un año -sobre todo los lactantes- y consiste en una inflamación respiratoria. Queremos contarte un poco más sobre ella precisamente ahora, que con los meses de frío suele darse con más incidencia, siendo su punto álgido entre noviembre y marzo y siendo diciembre el mes con más casos.

Esta enfermedad se manifiesta, en una primera fase, en un catarro que se traslada en poco tiempo a los bronquios. Aquí es donde encontramos el primer problema, puesto que éstos son muy pequeños en los bebés de esta edad. Al producirse una inflamación en los bronquios (lo que sería una bronquitis en personas de edad adulta), estos se cierran, dificultando la respiración.

Nos encontramos ante una infección vírica, que puede ser causada por al menos siete virus (aunque el que la suele productir es el virus respiratorio sincitial, también llamado VRS). Al manifestarse como un catarro en una primera fase, encontramos los síntomas típicos de este: fiebre, dificultad para respirar, silbidos, falta de apetito, tos… Incluso otitis.

El tratamiento puede realizarse en casa a través de los medicamentos recomendados por el médico, sin embargo, se recomienda la hospitalización de bebés de menos de tres meses, puesto que es importante que realicen un tratamiento adecuado para no tener secuelas o dificultades respiratorias importantes.

Aunque no lo parezca, existen algunas recomendaciones para prevenir su aparición. Estas son:

  • Lavarse las manos antes de coger al bebé
  • Evitar que las personas con catarro besen al niño, ya que el catarro podría convertirse en bronquilitis en el caso del bebé.
  • Evitar los lugares cerrados, fuentes de virus. Se recomienda airear las habitaciones y cuidar su ventilación, pese al frío. Además, también se recomienda una humedad adecuada en su habitación.
  • Darle agua frecuentemente para que esté bien hidratado.
  • Visitar al pediatra si se detecta alguno de los síntomas descritos.

¿Qué es lo que piensas?