¿Limpiar y desmaquillar es lo mismo?

Belzia.com

limpiar desmaquillar es lo mismo

El cuidado de la piel del rostro ha estado siempre presente en nuestras vidas, ya sea en mayo o menor medida.

Sabemos ya de sobra, que si queremos lucir una piel bonita y saludable nos tocará dedicarle el tiempo necesario a nuestra piel.

Porque aunque en muchas ocasiones pueda parecer lo contrario, queridas y queridos, para obtener una piel bonita debemos trabajárnoslo y ser muy constantes.

Todos los tratamientos y cremas más sofisticadas que utilizamos a diario suman beneficios, pero…¿y si durante unos segundos volvemos la mirada hacia los cuidados más básicos, los más esenciales?.

Limpiar, desmaquillar: dos conceptos que suman beneficios en tu piel

Por si aún no nos sigues la pista, nos estamos refiriendo al cuidado más básico de todos: la limpieza del cutis.

Si andamos en la búsqueda de una piel impoluta, tenemos que mentalizarlos y tener lo siguiente bien clarito (como el agua): todos los tratamientos que aplicamos de una forma tópica en nuestro rostro dejarán de ofrecernos gratos resultados si no realizamos una limpieza facial adecuada.

Esto se debe a que limpiar el cutis es el motor para que el resto de cuidados funcione, afirmando así que cada uno de los gestos que vamos aportando están relacionados y pueden llegar por lo tanto a sumar o restar beneficios en nuestra piel.

Si la base tambalea y no se sostiene de una forma contundente, el resto de cuidados tópicos tampoco lo harán.

Si embargo, junto con este pilar tan esencial, la limpieza del cutis, encontramos otro aspecto igual de relevante que a simple vista puede incluso asemejarse; en esta ocasión, hacemos mención al hecho de desmaquillar la piel.

Limpiar y desmaquillar el rostro son dos procesos independientes que a menudo suelen quedar solapados, ya que de alguna forma estos dos gestos coinciden en el fin que buscan: lograr en nuestro cutis una limpieza profunda.

Ya a veces distinguirlos es un poco complejo y da lugar a confusiones con demasiada frecuencia nos hemos propuesto aclarar lo máximo posible estas dos partes imprescindibles de tu rutina diaria de cuidado facial.

Ya que una de las principales diferencias es precisamente el tipo de productos que realizaremos para ambas rutinas en cuestión, antes de seguir avanzando queremos iniciarte en los mejores productos que hay en el mercado para desmaquillar la piel.

Solo necesitas un segundo, haciendo click en el enlace: mejores desmaquillantes.

Pero…¿cuál es la diferencia entre limpiar y desmaquillar la piel?

Para continuar, creemos que conocer la definición de ambos términos o conceptos te dará las pistas claves para ir despejando un poco tus dudas y comenzar a diferenciar entre limpiar y desmaquillar el rostro.

Por ello, aquí van dos definiciones aproximadas.

¿Qué es limpiar la piel?

Cuando limpiamos nuestro cutis cada día, nuestras intenciones son muy claras: queremos eliminar toda la suciedad que debido a un cúmulo de factores, se ha ido incorporando a nuestros tejidos.

Algunos de los restos de suciedad más comunes son por ejemplo los restos de sudor, los restos de grasa (que de una forma natural nuestro cutis produce) o lo restos externos, derivados de la contaminación ambiental.

Para ello solemos utilizar todo tipo de productos, siendo el ejercicio más básico limpiar el cutis con agua templada y un jabón neutro, por la mañana y por la noche.

¿Qué es desmaquillar la piel?

Sin embargo, amigas y amigos cuando nos referimos a desmaquillar el rostro nuestra función y misión cambia ya que en este caso debemos concentrarnos en lo siguiente: retirar como sea (siempre con delicadeza, claro está) los restos del maquillaje que aplicamos sobre nuestro rostro.

Dependiendo del tipo de maquillaje que solamos utilizar, incluso dependiendo de nuestro tipo de piel, es muy común que los productos que utilicemos varíen.

Asimilar la cantidad de productos que podemos utilizar para desmaquillar la piel puede llegar a ser todo un reto.

Para conocer un poco mejor estos tipos de desmaquillantes que puedes encontrar, te proponemos leer este artículo: tipos de productos que existen para desmaquillar.

Productos de limpieza facial vs productos desmaquillantes

Ya os lo hemos avanzado, una de las diferencias más evidentes entre limpiar y desmaquillar el rostro es el tipo de producto que utilizamos para realizar un cuidado u otro.

Al fin y al cabo estos dos gestos no son más que esto, cuidados que siempre resultarán beneficiosos para nuestro rostro.

Sólo tenemos que aprender bien con qué productos nos resultarás más cómodo realizarlos y para ello nosotras estamos más que dispuestas a echarte un cable.

Aprende a distinguir los productos que debes utilizar para limpiar la piel

Una de las rutinas que quizás hemos repetido más a lo largo de nuestros días es limpiar el cutis, ya sea durante las primeras horas de la mañana o a última hora del día, con un jabón o gel neutro y una cantidad abundante de agua templada.

Este último punto es importante, porque para limpiar el cutis igual de importante puede resultar el producto elegido como la temperatura del agua.

Claro está que esto dependerá exclusivamente si utilizamos un producto de limpieza que necesite aclarado. En este caso nos dejaremos llevar por lo que con frecuencia nos pide nuestro rostro, es decir, no utilizar agua que esté demasiado caliente, ni utilizar agua que esté demasiado fría.

Buscar el equilibrio hará que la limpieza del cutis de buenos resultados.

Ahora bien, en lo que respecta a productos de limpieza un jabón neutro puede ser un buen complemento, pero en esta ocasión queremos hablarte de un producto un poco más específico y que puede llegar a ofrecerte un mayor tratamiento: el agua micelar.

El agua micelar, un producto que limpia y desmaquilla

agua micelar limpia desmaquilla

Ocurre sobre todo con los productos que utilizamos tanto para limpiar como para desmaquillar la piel: dependen sobre todo de cual sea nuestro tipo de dermis, ya sea sensible, seca, grasa, mixta…etc.

Pero…queda confirmado: siempre hay excepciones que acaban rompiendo las reglas. En el gran universo de la cosmética también existen excepciones, productos que rompen de algún modo con lo establecido.

En este contexto, queremos destacar la acción de un producto limpiador y desmaquillante (a la vez): el agua micelar.

Hemos mencionado que existen diferentes productos limpiadores y diferentes productos desmaquillantes, pero el agua micelar es todo en 1.

Su uso comprende distintas funciones, logrando salir airoso y retirar con éxito la suciedad y el maquillaje.

Nuestras preferencias siempre cuentan con un carácter más natural, así que te aconsejamos que tu solución micelar esté repleta de componentes tan naturales como el extracto de jengibre, el extracto de manzana, el gel de aloe vera, la glicerina o el extracto de avena…entre otros.

Gracias a esta solución micelar conseguirás una piel cuidada, independientemente de tu tipo de dermis.

Aprende a distinguir los productos que debes utilizar para desmaquillar la piel

El agua micelar es un producto excepcional que sirve para todo tipo de pieles, logrando realizar con un único producto las dos tareas de las que nos ocupamos en este artículo, la limpieza del cutis y el proceso que comprende desmaquillar el rostro.

Centrándonos en los productos que suelen demandarse con más frecuencia para eliminar el maquillaje, encontramos los siguientes:

  • Desmaquillantes al aceite

Este grupo o tipo de desmaquillantes se caracteriza por contar con una cualidad muy reconocible a simple vista: su textura es oleosa, densa.

No por ello, esto debe suponer un extra de grasa para nuestros tejidos, porque en la actualidad puedes encontrar fantásticos aceites desmaquillantes que son compatibles hasta con las pieles más grasas.

Para conocer mejor las cualidades que los aceites desmaquillantes aportan y cual son los más recomendados toma nota de este artículo: los mejores aceites desmaquillantes.

  • Desmaquillantes tipo bálsamo

Una de las diferencias más evidentes de los bálsamos desmaquillantes también la encontramos en su propia textura, muy característica.

De primeras su apariencia es mucho más consistente, más rígida. Aunque se trata solo de algo aparente, una vez entra en contacto con nuestros dedos notaremos como se transforma en una loción mucho más cómoda y fácil de aplicar.

Los desmaquillantes tipo bálsamos suelen ser más compatibles con los tejidos algo más secos, aunque podemos encontrar diferentes opciones como las que mencionamos en este enlace. Haz click aquí: los mejores bálsamos desmaquillantes.

  • Desmaquillantes bifásicos

Su gran eficacia para eliminar el maquillaje de larga duración, el más resistente, hace que los desmaquillantes bifásicos se conviertan en un básico de nuestro neceser.

Las soluciones desmaquillantes bifásicas son bastante afines a la mayoría de los tipos de piel, destacando sobre todo su compatibilidad con los tejidos más sensibles.

Como su nombre nos indica, los productos bifásicos cuentan con dos fases, dos partes. Lo habitual es que estas dos partes estén bien distinguidas mediante el uso de tonalidades distintas y que queden fundidas con tan solo agitar el envase.

Distinguiremos una parte formada por un desmaquillante con base al agua y otra parte formada por un desmaquillante con base al aceite.

Los mejores productos bifásicos para desmaquillar el rostro los hemos recopilado justo aquí: los mejores desmaquillantes bifásicos.

  • Desmaquillantes tipo loción o leche

Para llevar una higiene completa en las dermis algo más secas, es frecuente recurrir a productos que añadan un aporte, un plus de hidratación y nutrición.

Aunque creamos que al desmaquillar el cutis no es necesario incluir componentes más hidratantes lo cierto es que la limpieza del mismo también puede contribuir a aportar sequedad o una incómoda sensación de tirantez.

Para evitar la sequedad, sobre todo si la deshidratación del rostro está presente en nuestra dermis cada día, será recomendable utilizar lociones más cremosas y suaves, como las leches desmaquillantes.

Te facilitamos la búsqueda de una leche desmaquillante que goce de buenas calidades, tan solo clicando en este enlace: las mejores leches desmaquillantes.

  • Las alternativas naturales para desmaquillar el cutis, también son válidas

coco limpiar desmaquillar

Ya hemos comprobado que existen distintos productos, más o menos fáciles de hallar en el mercado para eliminar el maquillaje.

Además de contarte los detalles sobre estos productos más comerciales también nos gustaría detenernos en otras alternativas más naturales.

En los últimos años hay un componente natural que se ha hecho un merecido hueco tanto en nuestra cocina como en nuestro neceser, el aceite de coco.

Es un aceite muy ligero con un rico aroma, que no obstruirá en absoluto tus poros.

Incluso sirve para desmaquillar y eliminar la suciedad del cutis, de hecho, puedes aprender a desmaquillarte correctamente con aceite de coco siguiendo la lectura de este enlace: aceite de coco para desmaquillar.

Otra alternativa, para las más atrevidas/os es realizar en casa un desmaquillante propio con ingredientes naturales. Para añadir este divertido plan a tu agenda cotidiana de nuevo, te proponemos una lectura muy aconsejada. Te la dejamos justo aquí, en este enlace: cómo hacer un desmaquillante casero.

Conclusiones

Tras leer este artículo esperamos que hayas aprendido a diferenciar un poco mejor lo que supone limpiar y desmaquillar la piel del cutis.

Sobre todo queremos que quede bien claro que se trata de dos gestos que nunca restarán beneficios a tus tejidos si no que deben ser complementarios y realizarse de forma conjunta.

Independientemente, si utilizamos más o menos maquillaje, debemos limpiar previamente nuestro rostro y acto seguido, desmaquillarlo.

Los pasos que debes seguir para finalizar una limpieza correcta, sin que permanezca nada de maquillaje a la vista puedes conocerlos aquí: cómo desmaquillar la piel correctamente.

No olvides siempre utilizar productos específicos que sean de buena calidad y si optas por opciones multiusos como es el caso del agua micelar, pues mejor que mejor.

Finalmente, se trata sobre todo de conseguir que en nuestro cutis no quede ningún tipo de excedente que obstruya nuestra piel, así conseguiremos que respire y se muestre más saludable, preparada para recibir todos los tratamientos que cada día decidimos con tanto cariño, aplicar sobre ella.

La mejor fórmula para limpiar y desmaquillar, la dejamos en tus manos, ya que al final se trata de una cuestión personal.

Nosotras te proporcionamos las herramientas que consideramos necesarias, pero tu decides cual será la mejor forma de adaptarlas a tus tejidos, teniendo muy presente cual es tu tipo de piel.

¡Sé muy constante!, es uno de los mejores consejos que podemos ofrecerte.

🙂

feliz limpieza desmaquillar

Compartir en: Twittericono twitter Facebookicono facebook Pinteresticono pinterest

También te puede interesar